19/7/07

Número redondo III (...)

"¡Qué lo parió!", diría Mendieta, el perro hablador del renegáu Inodoro Pereyra. Justo hoy, un día de mielda (tenía razón el Maestro al respecto: la ere le da muchísima más fuerza a la palabra mierda), el blog llegó y superó las 10.000 visitas. Mi ombligo y el de (...) están extasiados.
Las bondades del contador --gracias Lord Henry por presentármelo-- me permiten saber cómo desembarcó tanta gente en este sitio perdido en la red. Sobre las últimas 500 entradas, me encontré con que el 11 por ciento se acercó googleando la palabra "angustia". Lo sigue el término "eufemismo" con un 8 por ciento, "síndrome de abstinencia" y "calentamiento global" comparten tercer escalón del podio con un 4% e "incertidumbre" cierra el quinteto inicial con un 3,5. El top ten se completa con "explícito", "frustraciones", "Juan Sasturain", "receta para llorar Julio Cortázar" y "distracción".

Conclusión apresurada bajo la óptica de los puntos suspensivos: hay mucha gente que está triste y que no sabe cómo decirlo. Se preocupa, entre otras cosas, por problemas propios, pero también tiene espíritu colectivo y desea desentrañar qué será de la humanidad. Todo eso redunda en un enorme signo de interrogación. Estimo que muchos han pasado por el consultorio médico y se han enterado de que sufren gastritis como uno que yo conozco.

PD1: La muerte del gran Fontanarrosa disparó las visitas. Hoy recibí más de 180 luego de conocerse la noticia. En realidad, el promedio, con suerte, llega a las 60 por día. Una muestra pequeña de la grandeza del genio rosarino.
PD2: Hay gente que sigue buscando "porongas grandes" y llega a este blog. Ya les dije: acá no hay...
PD3: Gracias por venir.

2 comentarios:

HERNAN dijo...

Felicitaciones y por otras diez mil. Igual, no creo que vuelva. Buscaré otro lugar dónde sí pueda encontrar porongas grandes. Saludos...

Lord Henry dijo...

Yo nunca llegué aquí en búsqueda de porongas grandes, lo juro. Esas las consigo en otro lado.

Felicitaciones (tarde pero seguro) por el número redondo.

Un abrazo