31/7/07

Disparador (...)

¡Qué suerte que tiene este tipo que hace lo que se le da la gana! La reflexión superficial surgió casi como un reflejo tras leer un reportaje a un afamado artista. Enseguida, con una respuesta propia del conductismo, Joaquín se llenó con una enorme imagen de felicidad al pensar lo bien que se sentiría si hiciera sólo lo que desea... Pero el efecto alucinógeno duró unos pocos segundos. El alivio se transformó en agobio. Acababa de darse cuenta de que no tenía identificado qué era lo que quería. Y se preocupó. Mucho. Tanto es así que tomó la determinación de encontrarle una solución al dilema. Así, apresuradamente, llegó a la conclusión de que lo único que tenía en claro era que sabía lo que no quería. Pero eso, lamentablemente, no alcanzaba para descubrir cuáles eran sus reales ambiciones. Apenas las delimitaba. Dejar de hacer algo que no gusta, no implica directamente hacer lo que a uno le causa placer y satisfacción. Empecinarse en criticar modelos antipáticos es una tarea tan cómoda como improductiva. Después de caminar en círculo por años, tomó conciencia de que era un pequeño engranaje perdido en el gigantesco mecanismo de la nada. Ese tipo de la entrevista que disparó un frenético debate interno no tiene nada de suerte. El forjó su destino con sudor, talento e ingenio. Ahora, de una vez por todas, Joaquín decidió ser un nombre propio. Simplemente para algún día hacer lo que se le dé la gana.

1 comentario:

Prensa 009 dijo...

... no tengo idea de quién sos .. y llegué aca x casualidad.. pero me encantó. Mooy buenos los textos, las fotos.. y la ironía que anda dando vueltas x toda la página...

leí x ahí .. q sos "periodista o algo así" ... asi que supongo q algun día... los dos vamos a llegar a ser algo más que dos periodistas en potencia ..


Nati Camaña
Provincia d Río Negro.
Un. Nac. Comahue