12/11/07

Malos entendidos (...)

Las palabras conducen siempre hacia algún lugar. Es irremediable. No importa el sentido que intente darle el autor. Sólo interesa el significado que le otorga el lector. Nada más. Nada menos. Un término de uso común es capaz de transformarse en un guiño involuntario. Aunque no exista la más mínima intención, puede funcionar como el disparador de una sonrisa. O de un abrazo. Pero también de un enojo fuerte. Incluso, puede llevar hasta el hartazgo. De ahí, los malos entendidos...

2 comentarios:

Doctor dijo...

A mí me pasa a veces lo de los malos entendidos... :)

Saludos
Doctor, Crítico de Blogs

maria.antonieta dijo...

Es muy común, más ahora con esto de internet, uno pocas veces logra que aquel que lee interprete lo que se quiere decir, ¿ se entiende? Ves!Se concreta mi teoría..