8/1/08

Farsa (...)

Hizo lo imposible por simular una sonrisa. Se notó que forzó los músculos para aparentar, para mostrar algo que no sentía. Sin embargo, muy pocos se dieron cuenta de su histrionismo. La farsa duró un breve instante. Apenas pudo, el hombre se alejó del grupo y se cobijó en la soledad. Sin miradas intrusas, sin necesidad de ser lo que no es, se largó a llorar. Sabía que aquel viaje sería el final. Nunca más la volvería a ver.

1 comentario:

Pelado dijo...

Cuánta emoción genera este texto, señor tres puntos. Muy bueno, celebro la periodicidad en la producción