11/9/08

Mal recuerdo (...)

Ella me miró enojada y se rió con bronca. Sin vacilar, dio media vuelta y encaró a paso firme hacia la puerta. Sabía que me había equivocado, aunque no imaginaba que había echado todo a perder. La llamé. Le pedí que se quedara. Le rogué que me escuchara. Ella regresó. Se rió con ganas. Tomó su saco y su morral que había dejado olvidados en la barra. Volvió a mirarme, aunque esta vez con desprecio. Y me dio una cachetada. Dolorosa e indeleble. Acababa de convertirme en un mal recuerdo. Acababa de convertirme en pasado.

2 comentarios:

Berenice dijo...

Que gráfico! Es impresionante como haces que uno sienta en la peil lo que reflejas en tus textos. Me encantan! =)
----------------------------------
Se te extraña por AUNO y se te necesita un poco. Sísí, un poco, esas veces que andamos corriendo para cerrar a las 22 30! Pfff No hay gritos, sólo golpes de Leo. Sí! GOLPES DE LEO! Tira cosas que llegan hasta el cielo o hasta el subsuelo, depende de la dirección en que revolee los objetos. Y otras veces traspasan vidrios transparentes. Casi nunca llego temprano últimamente, así que no hay charlas de por medio antes de que el día comience. Además, cada vez hay más caras que no conozco.
Ahh! Y no hay nadie que quiera aventar por los aires mi super cartuchera de maestra de jardín de infantes con muchos marcadores y lapiceras de colores, aunque no sea maestra de jardín ni de primaria ni de secundaria. Ojalá ni pase! Jaja. Y siga creyéndome Periodista. =).

Dragon de Azucar dijo...

'Acababa de convertirme en pasado' A mi modo de ver, eso es lo peor que puede sucederle a una persona. Y, así y todo, sucede todo el tiempo.

Saludos