25/8/08

Una cuestión física (...)

-Ella fue lo mejor que nunca me pasó...
-No te entiendo. ¿De qué me estás hablando?
-De la flaca que acabo de saludar. ¿La viste? Es hermosa. Fue la mejor, sin dudas. Pero nunca pasó nada entre nosotros.
-¿Y por qué la dejaste ir?
-Yo no la dejé ir. Ella se fue. Solita.
-Y andá a buscarla. No seas gil, no te quedes con las ganas.
-No se trata de quedarse con las ganas. Es una cuestión física. Los dos llegamos tarde a nuestras vidas. Ahora, por más que lo deseemos, ya no se puede hacer nada. Sólo lamentarnos por no habernos cruzado antes. Y eso que siempre estuvimos cerca...
-Estás completamente loco.
-Puede ser...
-Y además estás hecho un boludo importante...
-Dale, seguí... Burlate de mi falta de fortuna con las mujeres.
-No seas tarado. ¿Querés que vaya y le diga algo?
-Dejate de joder. Además, no va a servir de nada. Yo ya lo intenté todo. Hasta le propuse casamiento, sin haberle dado siquiera un beso...
-¿Pero vos ya te habías casado con Mariana?
-Sí, boludo, fue hace dos años.
-¿Y qué te dijo?
-Se rió, me preguntó si le estaba hablando en serio, se sonrojó, me dio un beso en la mejilla y me dijo que me quería mucho.
-¿Y?
-Y se fue.
-¿Y después?
-Nada, no pasó nada. Sólo pasó el tiempo y dejamos de vernos tan seguido.
-¡Qué loco! A vos solo te pasan esas cosas...
-¿Pido otra cerveza?
-Sí, claro...

1 comentario:

Dragon de Azucar dijo...

Muy bueno, muy ficticio, muy real, mur cercano a la mayoría de los hombres de, practicamente, todo el planeta


Saludos