31/5/08

Lágrimas (...)

-Así no puedo vivir, mi amor...

Lavalle, esquina Suipacha. Eran las tres y cuarto de la tarde de un sábado demasiado frío. Celular en mano, el hombre tenía una camiseta de mangas largas de la selección de fútbol de Francia. También tenía una gorra con la visera cubriendo la nuca. Y un par de lágrimas negras prolijamente dibujadas en sus mejillas.

-Escuchame, por favor, escuchame... No me cortes, no me cortes...

El semáforo cambió y no tuve otra alternativa que seguir camino. No pude escuchar más. Al alejarme, mientras cruzaba la calle, giré en forma disimulada para poder observarlo. Vi que el hombre se sacaba el teléfono de la oreja, miraba con bronca la pantalla y guardaba el aparato en uno de los bolsillos traseros del pantalón. La historia acababa de terminar para mí.

2 comentarios:

Dragón de Azúcar dijo...

No podemos hacernos problemas por los problemas de los demás, si no nos terminan afectando más de la cuenta, y cuando despertemos estaremos cubiertos por algo que no somos, por algo que apenas nos recuerda si existimos, por algo que niega nuestra propia realidad...

Feo, muy feo sentimiento. Pero muy buen cuento.

Pelado dijo...

¿A usted se le cayeron algunas lágrimas negras cuando terminó la historia? ¿O se puso, necesariamente, para que no se notaran, a escribir?