26/11/08

Ataduras (...)

Empecinado en vivir historias que no son propias, el hombre es totalmente ajeno a su realidad. Está convencido de que cualquier aventura es posible. Sin embargo, olvidó que está atado. Y que no se puede soltar.

1 comentario:

Raimundo Patat dijo...

Que se suelte. Es el deseo más sincero. Ayudemos y pidamos ayuda.